Human Drain Reverbnation

2018-02-18

Un poeta es un vil engendro de la más pura prostitución


Un poeta es un vil engendro de la más pura prostitución... que daría todo para quien sólo podría abusarle.
Un poeta es un vil engendro de la más pura prostitución... que crea universos para quien sólo le puede retornar un gran vacío.
Un poeta es un vil engendro de la más pura prostitución... que brindaría su cuerpo para juegos teatrales mil veces por volver a ver una sonrisa que no le pertenecía.
Un poeta es un vil engendro de la más pura prostitución, pues es un monstruo que cambiaría todos sus suspiros, cada tristeza en el tórax, cada seca lágrima que nunca brotó por estar oprimida en su pecho, cada sonrisa amarga... cada una de sus creaciones...todo lo cambiaría por tan sólo abrazo sincero de su musa, tan sólo uno en donde por un pequeño instante el tiempo y el espacio fuesen nuevamente parte de una plácida calidez...tan sólo un abrazo perdido en la eternidad...en donde la ilusión de la reciprocidad esta vez fuese verdad... un sólo abrazo en donde ella le amara de la misma manera que el le adora.
Un ser maldito como lo es un poeta todo lo cambiaría para ser correspondido por un imposible...sabe que quien añora nunca encendió una chispa en la fogata de su alma apasionada con llamas extranjeras...
Oh Impío artista...Ahora conoces bien que cada caricia y cada promesa fueron analgésicos de una resaca previa.
Y para quien escribe tales torturas, lo hace con plena conciencia de que su protagonista ahora vuela alegre mientras ilumina los cielos ajenos en donde otra piel con otra esencia lograron aquello que no encontró en el roto ser que le inmortaliza con cada palabra que escribe o piensa...
Y al esparcir palabras que tocan a incautos lectores sus pensamientos se convierten en recuerdos, sueños y pesadillas ajenas... pues al final la respuesta a tales irracionalidades yace en el interior de las más afiladas pesadillas, esas que permanecen aún cuando se tienen los ojos abiertos... La tortura es tal vez, el motor de la más bella y dulce composición, y quien se prostituye brindando cariño inmortalizado en versos recibe su pago con el autoflagelo.
Un poeta es un vil engendro de la más pura prostitución... que daría todo por ser el motivo para permanecer de quien le urgía irse.
Un poeta es un vil engendro de la más pura prostitución... pues es un lienzo que siempre se presta para recibir y perpetuar la tinta espesa y tóxica de los sueños que fabrica la humanidad.
Un poeta es un ser maldito, que prefiere el olvido a no ser querido de la misma forma, prefiere el silencio a la mentira, y no tolera una amistad en donde sólo podría actuar con la pasión de un amante.
Un poeta es un sádico que prefiere el exilio al dolor de quien resguarda. Aún si eso significa ser una y mil veces un secreto.

Gustavo Sierra Hernández.


________________
GuTs!